De Ríos y de Truchas. Y de Pesca a Mosca. Y de amigos mosqueros.

Aquí se plasmarán todas esas ideas, sensaciones y vivencias de un pescador a mosca y de su grupo de compañeros.

Su finalidad es tratar de inculcar que la pesca a mosca puede llegar a ser una forma de vida.

Páginas

Competición NO..... Gracias.

lunes, 31 de octubre de 2011

CAYÓ EL TELON DE LA TEMPORADA 2011…

          No, no soy al único a quien le ocurre. Por la mañana al encontrarnos los compañeros de pesca y tras el saludo, ya se oyó.

-¡¡Que pena que se haya terminado la temporada!!-

-Tío, que ni hemos salido de la ciudad y ya estas penando, que tenemos todo el día de pesca por delante.-

Pero lo cierto, es que nada más abandonarme Morfeo, abrir los ojos y ser consciente, ése fue mi primer pensamiento.

¡¡Se acabo!!.

clip_image002

Soy afortunado, muy afortunado y al igual que inicie la temporada con un buen grupo de mosqueros, de la misma manera la finalizo, con un buen grupo de mosqueros, algunos de ellos los mismos con los que comencé y con quienes disfrute de varias jornadas de pesca.
No va a ser éste un relato al uso, de esos de contar anécdotas o capturas en particular, que bien que las hubo 

clip_image004

-Docenita y media- Dije a unos.

clip_image006

-Cuatro chanquetes- Dije a otros.

clip_image008

-Y qué más da- Os digo ahora.

clip_image010

Hoy, último día de temporada no afanaba encestar truchas en la sacadora una tras otra, hoy tenía ambiciones diferentes. 

Quizás la principal el conseguir aunarme, fundirme con el rio, sentir esa sensación placentera de ser uno más en el entorno que te rodea. 

clip_image012

Buscaba también, el placer de la pesca a mosca que, ahíto de repetir, no es la consecución de muchas capturas sino algo más profundo que brota de dentro de uno mismo, se expande por el rio y vuelve a origen implosionando dentro.

Difícil de explicar.

clip_image014

Y lo que buscaba en este juego de envites, el rio me lo premio en abundancia.

El placer de una pesca solitaria en un rio paradisiaco vestido con su traje ocre y cobrizo otoñal.

El placer de una pesca sosegada y comedida, ajustando lances lejanos.

El placer de posar moscas suavemente, de observar sus derivas y bailoteos por las aguas cristalinas del rio padre, del rio Tajo.




El placer de la observación de la trucha amagada al solapié de la orilla, con su sinuoso movimiento, avizor a todo lo que la rodea.

Y en algunos casos, el placer de ver como la trucha toma la mosca que la ofreces, como se ceba a ella, de la brava lucha en contraposición al interés del pescador y al fin redarla en la sacadora.

El placer ultimo e intimo de devolver la trucha a su hábitat, a su entorno, a su rio donde medrar y procrear y, quién sabe si en un futuro volver a repetir el lance pasado.

clip_image016

Tras todo ello observar como el día merma, como las sombras adueñan terrenos que fueron de luces, como el atardecer frio, sordo y sombrío nos rodea y al pescador le embarga sensación laxa de placer, de serenidad.

Sensaciones que dentro del rio con el agua a la cadera y observando la maravillosa naturaleza que nos rodea nos hace sentir granito de arena en medio de desierto, pero formando parte de él.

clip_image018

Al fin, reunión de nuevo con los compañeros de jornada, donde reponiendo fuerzas con apetitosas viandas escuchas a unos y a otros.

Los más, relatos de bonitos lances de capturas de truchas. Los menos, el pesar de portar el pesado bolo. Sin embargo, todos comentando la belleza del entorno que nos rodea y el disfrute de una jornada de pesca en un lugar idílico.

Como colofón a éste relato postrer de la temporada de pesca 2011 mencionar con aprecio y gratitud a todos los compañeros de pesca y amigos mosqueros con los que he disfrutado de una buena cantidad de salidas de pesca en unos momentos tan particulares y duros que me hacían pensar no sería posible.

A todos vosotros mi camaradería, gratitud y amistad. A ti, a ti, a ti y a ti. Que bien sabéis quienes sois y que en alguna ocasión habéis aparecido fotografiados en este humilde blog. 

clip_image020

Permitidme incluir algo que no es mío y que muchos de nosotros hemos escuchado o leído en alguna ocasión…

Del libro “El Rio de la Vida” de Norman Maclean.
Traducción de Luis Murillo Fort.

---A la postre las cosas se funden en una sola y por ella fluye un río. El río nació de la gran inundación del planeta y fluye sobre rocas de los albores del tiempo. En algunas de esas rocas hay grabadas intemporales gotas de lluvia. Bajo las rocas están las palabras y algunas de éstas les pertenecen.

Las aguas me persiguen.---



clip_image022


               LasmoscasdePaco.

1 comentario:

  1. La veda pasa rápido, Paco. Animo y a montar moscas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar