De Ríos y de Truchas. Y de Pesca a Mosca. Y de amigos mosqueros.

Aquí se plasmarán todas esas ideas, sensaciones y vivencias de un pescador a mosca y de su grupo de compañeros.

Su finalidad es tratar de inculcar que la pesca a mosca puede llegar a ser una forma de vida.

Páginas

Competición NO..... Gracias.

domingo, 5 de agosto de 2018

SIERRA NORTE 2018...


          Una vez finalizada la temporada de pesca en la Sierra Norte me propongo mostraros pequeños retazos de lo que dio de sí.



No esperéis ver grandes y abundantes capturas porque la Sierra Norte no es asaz en ellas.



Mi idea es mostraros pequeños fragmentos de la felicidad compartida que provoca el pescar sus truchas autóctonas salvajes.






La Sierra Norte no nos lo pone fácil  y es por ello por lo que cada captura aquilata en mucho su valor.



Duras caminatas por abandonadas trochas, barrancos que subir  y bajar ponen a prueba nuestro estado moral y físico.



Rio de lecho pedregoso y resbaladizo al máximo donde cada tranco es un albur y el resbalón y la remojadura es más cierto que probable.



Truchas, bellas y esquivas truchas salvajes autóctonas que pondrán a prueba nuestra habilidad en el arte de la pesca a mosca, del lance y de la optima calidad de nuestras moscas a emplear.



Añade en la coctelera la camaradería y amistad de un grupo de osados mosqueros que comparten satisfacciones y dificultades que forja si cabe aun más la amistad del grupo mosquero, de la cuadrilla mosquera.



Pobre es el resultado final del cortometraje mostrado, pobre en calidad fotográfica, por la calidad del equipo y por la poca cualidad de quien los graba y os lo muestra (yo mismo).



Mi interés no pasa por mostraros un film con calidad cinematográfica sino porque podáis llegar a sentir un poquito de las grandes y gratas sensaciones que nos provoca la pesca a mosca en la Sierra Norte.






Si al termino del visionado consigo que el mismo os provoque un pequeño pinchazo en el corazón habré obtenido lo deseado.



Y como una imagen vale más que mil palabras, os animo a que echéis un vistazo al video y luego me comentéis que os ha parecido.



Ea pues.


                                         LasmoscasdePaco. 

martes, 24 de julio de 2018

PERLA MAXIMA HV


Cuando idee la colección HV tuve muy presente una serie de premisas.


Por encima de todas que un gran numero de mosqueros iban a poner en mis manos el extremo culmen de sus ilusiones de un día de pesca.



Añadir a lo anterior el no defraudar la confianza mostrada en mi persona a quien me encargo la obra realizada.


Acto seguido y porque no decirlo. Que mis muy grandes "admiradores" examinarían con lupa la obra tratando de embasurar el trabajo realizado.


Es por ello que ni el muestrario es un albur y mucho menos el cómo y el porqué de cada paso en cada modelo.



Esta entrada no es un "paso a paso" como otros, sino una explicación de por qué cada cosa esta colocada con una intención.


El resultado final ya no es un futuro impredecible, sino que, gracias a muchos de vosotros que utilizáis y confiáis en ello, es un presente y un presente efectivo.




Esto no me hace ser más grande ni mejor que cualquier montador, al contrario, esto me obliga a esforzarme en presentaros trabajos que no os defrauden y, cómo no, a estaros agradecidos.


Vamos ya al meollo del asunto...



PERLA MAXIMA HV..... y el cómo y porque de cada material y paso...


MATERIALES.-



Anzuelo tipo TMC200R del numero 12.... al que aplastamos la muerte

Seda de montaje Veevus de color aceituna

Dubbing Montana Fly de color marrón con brillos

Dubbing Swisscdc Argentinian Hare color 06 olive

Tinsel Pearl Braidback color caramelo

Pluma de CDC Swisscdc de color gris, natural y marrón claro

Parapost de color humo

Indicador Glo-Brite de color rojo

Pluma colgadera de gallo americano color grizzly teñido en verde claro

PASO A PASO Y EXPLICACION.-

 
-Utilizamos un anzuelo tipo TMC200R del numero 12 al que aplastamos la muerte con el fin de aprovechar la forma del anzuelo muy adecuada para el montaje de Pérlidos.


 -Afianzamos la seda de montaje de color oliva. Las vueltas van espaciadas porque a menor numero de vueltas menor peso final


-Realizamos un "butt" con el dubbing marrón. la idea es imitar el saco de huevos de las perlas hembras que, golpean el agua al poner y esto excita mucho a las truchas


-Colocamos dos puntas de pluma de Cdc de color gris, el largo será el largo definitivo de las alas. La idea es imitar el extremo final de las alas que suele ser mucho más translucido


-A continuación sujetamos el tinsel perlado y formamos la primera parte del cuerpo con un dubbing verde. El dubbing empleado es medio-grueso y además de muy alta flotabilidad que, es lo que se busca.


-Brincamos el dubbing y con ello dejamos realizado esta parte el cuerpo. La idea son dos premisas, el poder atrayente de la brinca y la flotabilidad del dubbing


-Sujetamos dos plumas de Cdc de color natural con la que realizamos las alas traseras. Además es significativo el espacio que queda entre estas plumas y las de color gris, creamos una "capa de aire" que aumenta la flotación


-Realizamos la segunda parte del cuerpo de la mosca, en este caso no brincamos el cuerpo para darle mayor naturalidad y no crear brillos excesivos


-Sujetamos dos plumas de Cdc de color marrón claro con lo que formamos el par de alas delantero. Volvemos a crear una "capa de aire" entre alas traseras y delanteras y el resultado son seis plumas de Cdc para realizar las alas, máxima flotación


-Formamos un poste con el Parapost y el Glo-Brite. Tratamos de dejar el Glo-Brite envuelto en el Parapost, ello nos ofrece una buena visibilidad de la mosca a nosotros y un difuminado grisáceo a la trucha para evitar que se asuste


-Sujetamos una pluma de colgadera de gallo genético americano de color grizzly teñido en oliva claro. El barrado y color de la pluma es la optima para la imitación de las patas de nuestra mosca


-Formamos un tórax con el dubbing verde, no utilizamos un dubbing más grueso o flotante porque la flotación se la va a ofrecer el siguiente paso


-Realizamos un hackle bastante poblado (seis o siete vueltas) con la pluma colgadera. Esto nos dará un buenísimo sustento y flotación a la par que mucho "movimiento de patas"  


-Ponemos una gotita de pegamento blando sobre el poste. Muchas de las muertes de las moscas en paracaídas es que el hackle se deshace, con la gotita de pegamento evitamos que esto ocurra


-Realizamos unos buenos nudos finales y recortamos el poste a la longitud idónea. Los nudos los suficientes para que no se deshaga el trabajo realizado y la longitud del poste la optima relación entre ser bien vista y discreta



-Vista del montaje realizado. Podemos observar claramente cuál va a ser la línea de flotación  y que será prácticamente imposible que se hunda


-Montaje terminado. Podemos ver claramente la "capa de aire" entre las plumas y, que la idea ha sido preconcebida


-Vista trasera del montaje. Vemos claramente como la anchura de la mosca evitara un posado invertido indeseado


-Vista frontal del montaje. Cada paso ha sido ideado por un motivo y queda latente


-Vista inferior del montaje. Resultado optimo entre naturalidad y atracción. Esto es lo que verá la trucha y esto es lo que queremos que vea algo muy semejante y atrayente a lo natural


Como exprese al comienzo, cada paso a paso y cada material empleado ha sido seleccionado para conseguir un objetivo, sin escatimar en calidad o cantidad sino todo lo contrario, apostando por lo mejor del mercado, no podía ser de otra forma al ir encaminado a ser utilizado por grandes mosqueros los que, como ya comente, apuestan por las moscas de la colección HV.


 

Me esfuerzo en mantener la calidad de mis montajes ante la confianza que mostráis en ellos y, quedo agradecido por ello, no hay mejor premio al esfuerzo y trabajo realizado que cuando os cruzáis conmigo me comentáis




-Paco, el otro día tuve una gran jornada de pesca gracias a la mosca tal de tu colección-

Mientras las manos y vista aguanten seguiré esforzándome en ofreceros buenos montajes en los que depositéis vuestra confianza.


                                    
                                             LasmoscasdePaco

miércoles, 27 de junio de 2018

PESCA EN LA SIERRA DE MADRID


          En los últimos días del mes de junio del 2018  disfrutamos una jornada de pesca en uno de los más emblemáticos cotos de pesca de la provincia de Madrid, el coto de Rascafría en el rio Lozoya.



Año difícil para la pesca en éste rio, al ser abundante de aguas y lluvias el rio ha bajado con aguas fuertes y frías, muy complicado de pescar a mosca, ítem mas de pescar a mosca seca.



A tres semanas del cierre de la temporada en Madrid visitamos el coto y pasamos una bonita jornada de pesca en este fantástico rio.




Poco que añadir, porque la figura principal es el cortometraje que os ofrezco y no quisiera poner ni un ápice de sombra sobre él.



Sobran palabras, dicen que una imagen vale más que mil palabras y si es así pretendo ahorrarme muchos miles de palabras.



Espero que disfrutéis de éste humilde cortometraje.


                                       LasmoscasdePaco.  


sábado, 16 de junio de 2018

TIERRAS SORIANAS...


          Así a botepronto más de un quinquenio que no posaba moscas por el rio Ucero, y parece que fue ayer.


  Ocurre que conseguir una plaza en el coto de Ucero o en Sotos en buena fecha ítem mas que los avatares no trastoquen la visita es un premio que no he conseguido obtener.


Luego los tramos libres pescarlos en fin de semana es acudir a una romería y si a todo lo anterior añadimos distancia y ya poca costumbre resultado final es no haberlo pescado durante tanto tiempo.

Había que enmendarlo y en brevedad y en cuanto hubo ocasión caminito de tierras por mejor decir de aguas Sorianas.

-Soria pura, Soria dura. Cabeza de Extremadura-, que escribió el poeta.



Algo ha cambiado en el tramo libre que suelo pescar de éste rio.

Como mejora aunque hay zonas de algas y ovas hay mucha agua libre de ellas y se puede pescar muy bien.



Como empeorado se nota que al rio lo han tocado, trastocado por mejor decir con maquinaria y la draga ha hecho y deshecho el cauce del rio. 

Una preciosa tabla justo debajo del puente donde pescar a cebada vista los atardeceres era pura gloria literalmente ha desaparecido, no queda sino un ancho estero pedregal.



Al llegar al tramo escogido se estaba cambiando de atuendo un hombre, con buenas palabras y buen talante y dejándole escoger pues había llegado primero nos repartimos las aguas y con el fin de poder pescar durante toda la jornada alargue la caminata por la senda de la orilla para pescar zonas que nunca había pescado.


Lo cierto es que había corrientes, tablas y pozas muy interesantes.

Con el hándicap de aguas altas por las lluvias que junto a fondos lodosos y orillas poco accesibles cuanto menos complicaban bastante la pesca, más, qué es esto para aguerrido guerrero veterano.



Y así fue como accedimos a tramos donde las truchas se cebaban y nosotros íbamos engañándolas con nuestras moscas, no en demasía pero si a un tran tran satisfactorio.

Ocurrió que la osadía troca en imprudencia y toco salir de una tabla por la corriente de cabecera, corriente de aguas profundas. 

La sensatez aconsejaba dar media vuelta y salir por donde entramos aunque fuese muy aguas abajo, pero la orilla salvable esta allí mismo, acaso media docena de pasos agarrándote a los juncos con el agua a limite de vader.



Mi compañero por delante hace aguas y yo le tengo que sujetar por el cinturón para que la corriente no le arrastre, ya empapado consigo auparle y sube a la orilla.

Yo trato de avanzar esa media docena de pasos, la corriente me lo impide, aun voy seco, de puntillas a paso de procesión asido a los juncos voy remontando. 



Mi compañero me ofrece la mano en el mismo momento que una pierna se me acalambra y hundida en el fango no consigo moverla, el resultado es que voy al agua de cara, el agua entra por dentro del vader y la corriente no me revuelca gracias a que mi compañero me tiene asido.

Al final, a duras penas y totalmente empapado consigo salir de las aguas y el susto torna en risas.

No queda ahí la cosa, en la orilla un charco de ranas fangoso y tras ello una selva de maraña de arboleda que nos costó un triunfo superar.


Tras la peripecia y calados hasta los huesos el pescar no es cómodo, aun así insistimos un buen rato consiguiendo alguna nueva captura lanzando sobre las cebadas que observábamos.

Al final la tiritera por el frio obliga a dar por finalizada la jornada de pesca, salir al camino y llegar al auto donde desprendernos de mojadura y humedad y vestirnos con hábitos secos.



Normalmente estos avatares no son sino pequeños sustos que todos hemos sufrido, pero también han ocurrido finales mas gravosos con lo que os recomiendo que en el rio midáis muy mucho los pasos a dar y ésta cabeza loca que tengo os aconseja que ninguna captura merece cambiar una grata jornada de pesca en un suceso trágico.


El rio Ucero pese a todo me deja buenas sensaciones, mi impresión es que tiene una buena población de truchas y si las lluvias lo permiten volveré a pescarlo en época de Dánicas en espera de conseguir capturar algunas de sus bellas truchas con imitaciones de May Fly.


                                 LasmoscasdePaco.